Farmacología de los medicamentos

El tratamiento farmacológico de la epilepsia se inició el siglo pasado con la utilización de los bromuros. Desde entonces, se han desarrollado diversos fármacos que son actualmente de uso común, y se encuentran otros más en investigación. Cualquiera que sea el medicamento, necesariamente lleva a cabo diversos pasos desde su ingestión hasta la producción de efectos clínicos

La farmacocinesia se resume en el cuadro siguiente:

DROGA
ABSORCION %
UNION A PROTEINAS HS.
VIDA MEDIA
RUTA DE ELIMINACION
CARACTERISTICAS ESPECIALES
FENOBARBITAL
Lenta(95-100%)
48-54
72-144
Metab hep. 25% sin cambios
Inductor enzimático, Sedante
FENITOINA
Lenta (85-95%)
90-93
9-40
Metab.hep. saturable Vida media dependiente de
de la concentración
Inductor enzimático
PRIMIDONA
Rápida (90-100%)
20-30
4-12
Metab.hep.Metabolitos excretados sin cambios (40%)
Inductor enzimático
CARBAMAZEPINA
Lenta (75-85%)
70-78
8-24
Metab.hep.
Metabolito activo: Autoinduce su metabolismo
Inductor enzimático
ACIDO VALPROICO
Rápida (100%)
88-92
7-17
Met.hep. Metabolitos activos Concentración dependiente de unión a proteínas
Inhibidor enzimático
CLONAZEPAN
Rápida (80-90%)
80-90
30-40
Met.hep.Produce tolerancia
Exacerbación al suspenderlo
Sedante


Al igual que cualquier medicamento, los fármacos anticonvulsivos tienen efectos colaterales que en ocasiones son severos y pueden obligar a descontinuar el tratamiento.

Los medicamentos anticonvulsivos interactúan entre sí, por lo que lo más recomendable es evitar asociaciones. Ocasionalmente éstas pueden intentarse y en esos casos es necesario tener en mente los efectos recíprocos sobre los respectivos niveles:

DFH
CBZ
FB
PMD
VPA
BZD
DFH
.
.
.
+
.
CBZ
.
.
+
FB
.
.
.
.
PMD
.
.
.
.
.
VPA
+
+
+
.
.
BZD
+
.
.
.
.
.


Con los fármacos anticonvulsivos conocidos es posible controlar satisfactoriamente más del 80 % de los casos de epilepsia, aunque no siempre con el primer tratamiento elegido.

Como mencionamos en los lineamiento generales, lo más recomendable es la monoterapia. pues con las asociaciones de medicamentos es difícil saber a cuál droga atribuir tanto los efectos terapéuticos como los indeseables y éstos aumentan con las interacciones.

La cuantificación de los niveles séricos de los fármacos anticonvulsivos es un auxiliar valioso. Al inicio de un tratamiento sirven como una guía para ajustar dosis siempre y cuando se realicen pasado el tiempo necesario para alcanzar el estado estable (cuando los niveles del fármaco circulante tienen mínimas fluctuaciones). Si el paciente se controla bien y no hay manifestaciones colaterales es innecesario repetir los niveles periódicamente, pero si no hay buen control o hay efectos colaterales o tóxicos es conveniente hacerlos para decidir las modificaciones pertinentes.

El uso de medicamentos durante el embarazo incrementa el riesgo de malformaciones, sin embargo, el descontrol de la epilepsia resulta más peligroso, así como la polifarmacia. Por lo tanto debe usarse un solo medicamento, y el de elección es el que controla mejor a la paciente. La administración de ácido fólico parece prevenir la teratogénesis.

Existen nuevos fármacos (oxcarbazepina, lamotrigina, felbamato, gabapentín, vigabatrina, propionamida, zonizamida, etc.) que actualmente se usan en los casos considerados refractarios y cuya verdadera utilidad se evaluará con el tiempo.