A través de la historia, al paciente que padece de epilepsia se le han impuesto varias restricciones innecesarias, se le ha marcado y segregado de la sociedad, debido a que alrededor de la epilepsia existen muchos mitos y prejuicios. . Es nuestro interés el que los miembros de la sociedad, de la escuela, de la familia, y del el lugar de trabajo, así como los pacientes, comprendan este problema, entendiendo que en la gran mayoría de los casos, el apego a las recomendaciones del médico, algunos cambios sencillos en los hábitos, y la disciplina, logran un control total y una vida plena,.

La lucha para lograr esa vida plena es tarea de toda la comunidad, a través de la información, la educación, la comunicación y la confianza con el personal de salud por lo que ha surgido el interés de realizar esfuerzos conjuntos de muchos neurólogos y otros profesionales, así como personas interesadas en el problema, por “sacar a la epilepsia de las sombras”, integrados en una campaña mundial llamada así, cuya finalidad es justamente desmitificarla, para mejorar la actitud de la sociedad hacia la persona con epilepsia con la finalidad de permitir y favorecer el pleno desarrollo de la persona que la padece y su integración completa a la sociedad.